Virgen de El Cisne, hacía ti voy - Santuario de Nuestra Señora del Cisne

Las fiestas religiosas en una parroquia incluyen la devoción espiritual, la comida típica, el festival de danzas que representa el rescate de la cultura popular autóctona, la quema de castillos, los globos, cohetes y las vacas locas que contagian a los invitados de las comunidades cercanas y de los turistas que llegan de diferentes partes de la provincia y del país.

“Hacia la parroquia de El Cisne en la provincia de Loja, nos dirigimos con fe a visitar a la Churonita” es de  la mayoría de feligreses, la frase que impulsa un objetivo, agradecerle por los favores recibidos.

Desde muy pequeña María Guayllas es parte de la tradición que acompaña a su familia desde hace más de 60 años, ellos vienen formando una caravana desde su lugar natal la provincia del Azuay hasta el Santuario en compañía  de amigos y devotos de la Virgen de El Cisne.

Su abuelito Juan Guayllas que es uno de los priostes, se encarga de organizar y preparar todo y con tres meses de anticipación visitan la parroquia para reservar la Misa que se ofrenda como parte del agradecimiento por todas las bendiciones.

“Este año hemos previsto ir toda la familia llevando flores, cirios y la limosna que se suele dejar en el altar de la Churonita, además castillos, juegos pirotécnicos, banda de pueblo y la alegría de los danzantes”, contó

Ellos tienen previsto arribar a la parroquia el 5 de agosto y participar en las diferentes manifestaciones culturales hasta el domingo 7, para luego retornar a sus hogares.