subir5-300x198-5211405 21 de noviembre, fiesta de la Presentación de la Virgen en el Templo, es un día para que el pueblo cristiano tome conciencia, valore y agradezca la presencia de la vida contemplativa. Desde la clausura de los monasterios y conventos, los contemplativos, como afirma el Concilio Vaticano II, «dedican todo su tiempo únicamente a Dios en la soledad y el silencio, en oración constante y en la penitencia practicada con alegría» Se trata de un día dedicado a orar por los consagrados a la vida contemplativa, por todos los que han recibido la llamada a estar de un modo particular con el Señor, intercediendo por la humanidad. Estos hombres y mujeres, dejándose invadir por el misterio pascual de Cristo, asumen en la presencia de Dios los gozos, las esperanzas, los dolores y sufrimientos de nuestro pueblo.

El mundo y la Iglesia necesitan la oración fiel y perseverante de los contemplativos, que en el corazón de la Iglesia sigan ardiendo gratuitamente de amor por Cristo, por el Papa, y por el mundo entero y sean testimonio, a través su entrega silenciosa de la misericordia de Dios.

Recommended Posts

Vida contemplativa, una vida de entrega y sacrificio - Santuario de Nuestra Señora del Cisne

Febrero 23, 2017

Vida contemplativa, una vida de entrega y sacrificio - Santuario de Nuestra Señora del Cisne

Febrero 22, 2017

Vida contemplativa, una vida de entrega y sacrificio - Santuario de Nuestra Señora del Cisne

Febrero 20, 2017