septiembre 07, 2015
en Noticias
No hay comentarios
3

subir1-300x208-8458883

Cuando existe un amor infinito a nuestra Madre celestial, no se ven sacrificios y no existe interés de por medio, solamente la gratitud de la bendición de la vida de compartir en familia una tradición que va de generación en generación. Ese es el caso de Luis Rosendo Mogrovejo que junto a su familia durante un año realizaron distintas actividades como rifas, bingos para crear una caja chica. Estos recursos fueron utilizados en la compra de víveres, repartidos entre los sectores más vulnerables de Loja. Al llegar a la Ciudad Castellana con el propósito de participar en las Fiestas Marianas en honor a la Virgen de El Cisne, se hospedaron en uno de los albergues destinados para los peregrinos que nos visitan con mayor afluencia en estos días, y desde ahí fueron organizando sus festejos y armando el castillo, quemado con algarabía en una de estas noches de luces, danza y fuegos pirotécnicos.

Tras agradecer a la “Churonita” por las bendiciones recibidas, se disponen a regresar a su Ciudad natal para continuar con sus tareas diarias y empezar a planificar para el próximo año.

Recommended Posts

Solidaridad que sobrepasa los límites de la fe - Santuario de Nuestra Señora del Cisne

agosto 15, 2016

Solidaridad que sobrepasa los límites de la fe - Santuario de Nuestra Señora del Cisne

agosto 11, 2016

Solidaridad que sobrepasa los límites de la fe - Santuario de Nuestra Señora del Cisne

agosto 04, 2016