llegada-300x225-5959884

Mons. Alfredo Espinoza Mateus, sdb

En días anteriores, muchas personas y periodistas me han hecho la misma pregunta “es su primera peregrinación con la Virgen del Cisne, ¿cuál es su impresión? Y mi respuesta ha sido la misma “sin palabras”.

Es que todo lo que he visto, vivido y experimentado me ha resultado muy difícil de expresar con palabras. Es algo que está en el corazón, que mueve el ser, que ha transformado mi vida completamente y me ha comprometido aún más como Obispo de esta Diócesis.

Celebré en El Cisne las vísperas de la fiesta, ya ante una unas seis mil  personas en el Campo Mariano. Al día siguiente, la gran Fiesta de la Virgen, había una multitud de 15 mil personas. Nunca había celebrado ante tanta gente. Oré, celebré y canté junto a la Virgen y a mi pueblo. Luego regresé el 16 por la noche y celebré ante un templo totalmente lleno y el 17, día de la partida de la Virgen e inicio de la peregrinación, a primera hora nuevamente estaba en el altar.

Al final de la celebración, me arrodillé delante de la Imagen y oré por mi Diócesis, todos estuvieron allí. Luego entregué la custodia de la Virgen a la Policía Nacional.

En San Pedro de la Bendita y en Catamayo recibí a la Virgen y la cargué en mis hombros. Lo hice porque me nació, porque he dicho que camino con mi pueblo y vivo la experiencia de fe de ellos.

No es posible explicar con palabras lo que sentí cuando en la parroquia Sagrada Familia de Belén vi pasar, por casi media hora, una verdadera marea humana que antecedía a la llegada de la Imagen. Luego me metí en la romería, era parte de los dos millones de peregrinos, según cálculos de la Policía Nacional, que ese día peregrinaron.

Me dediqué a ver en estos días los rostros de la gente. Cómo veían a la imagen. Vi amor, dolor, alegría. Sentía que ponían en Ella toda su vida, sus problemas y sus alegrías. Agradecían y pedían, estaban allí, confiando plenamente.

Gracias Churonita por caminar por Loja, aquí está un Obispo Mariano que no tiene palabras ante lo vivido. Bendícenos y llévanos a tu Hijo

Diario La Hora