subir3-300x194-7408513

Son 20.000 hostias las que prepararon las religiosas de esta comunidad para que se repartan durante las celebraciones eucarísticas en El Cisne, este fin de semana. Durante dos semanas, dos representantes de la comunidad se encargan de su preparación. Nancy Carrera Ramírez, misionera de María Corredentora, es quien coordina la preparación de las hostias junto a Anita Heras, una joven del hogar. Carrera señala que hoy entregarán las sagradas formas a los devotos católicos para que estos, a su vez, las entreguen como ofrendas. El ingrediente principal es la oración, dice Carrera. “Sin ella todo saldrá mal”. En cuanto a los ingredientes físicos constan el agua, el limón y la harina. La hermana sabe que se debe conocer el punto exacto para que salga bien. De lo que ella recuerda, desde hace varios años se elaboran las hostias para ser distribuidas no solo en la celebración de la Virgen de El Cisne, sino además para entregarlas a distintas comunidades religiosas del país. Se mostró contenta de saber que año a año va en aumento la demanda de hostias que van a El Cisne. De las 1.000 o 2.000 con que iniciaron, ahora son 20.000. Reveló que lo más complicado a la hora de elaborarlas es cortar cada una de las hostias. Una máquina se encarga de crear una plancha que contiene 50 hostias y otra que les permite cortarlas una a una “eso es lo que más tiempo toma” agrega. La segunda máquina tiene el diseño religioso de Jesús crucificado, imagen que queda impregnada en las hostias. Para Carrera es una gran alegría ver cómo, a pesar de la situación social y familiar, aún hay personas que se acercan a Dios y a recibir la comunión.

Además, pidió que se mantenga la fe y la devoción del pueblo por la Virgen de El Cisne.

Enid Quezada, superiora general de la comunidad, manifestó que en ocasiones anteriores elaboraron el ajuar y los ornamentos que se usaron para los actos religiosos en El Cisne y aunque este año no es el caso, comentó que este es parte de su trabajo diario. Quezada elabora los ornamentos para los sacerdotes y los ajuares para los templos. El ajuar son los adornos, como la estola y la casulla, con diseños bordados o estampados con imágenes de la Virgen y, lo que es más común, las hostias, las uvas y el trigo.

Explicó que está a su cargo la confección de la ropa de iglesia, mantelería y albas.