10424299_1485511918377282_687683528075007995_n-2-300x225-6725118

Hasta pronto querida Churonita. Sí, “hasta pronto” te dice esta ciudad de Loja y el corazón de todos los que vivimos aquí. Con gran alegría te recibimos el 20 de agosto pasado. Entraste como Reina a nuestra ciudad y desde ese día sabíamos que te teníamos aquí, en la Catedral, cercana a todos y pendiente de todos.

 Sabes bien que ese día enamoraste y conquistaste el corazón de este obispo. En ti he puesto, desde que llegué a mi nueva tierra, pero de manera especial a partir de tu entrada a Loja, mi Diócesis, mi pueblo y mi servicio episcopal.

 Alteraste nuestra vida y la vida de la ciudad. Algunos me dijeron que impidiera los cohetes, castillos y danzas, aduciendo que era una interferencia a la vida de cada día y afectaba de manera especial a algunas personas de avanzada edad. No dudo que pueda causar alteraciones pero me pregunté el cómo ir en contra de manifestaciones tan metidas en el pueblo y que son fruto del gran amor hacia ti.

 He sido testigo de los miles de miles de personas que han llegado a verte. Cientos de instituciones han querido honrarte. Todas las parroquias de la ciudad han peregrinado a tu encuentro. Te han rodeado de miles de miles de flores que han perfumado tu permanencia de estos dos meses y medio. Te has engalanado con diferentes trajes para siempre presentarte radiante y lo hiciste de manera especial el día de tu fiesta, que celebré a la distancia porque no te pude acompañar este año.

 Te decimos “hasta pronto” porque sabemos que regresarás el próximo año a llenarnos de alegría. Te llevas la vida, alegrías, problemas, tristezas y esperanzas de todos nosotros. Te digo de corazón que te vamos a extrañar, porque se extraña a quien se ama y a ti te amamos profundamente.

 Queda el compromiso y la misión de evangelizar nuestras familias. Tú abres las puertas de cada uno de los hogares de esta ciudad para que acojan a tu Hijo, porque Tú nos traes y nos llevas a Jesús. ¡Buen Viaje!… querida Churonita, iremos a verte, pierde cuidado. Hoy te decimos ¡HASTA PRONTO!

Mons. Alfredo Espinoza Mateus, sdb