La presencia de la Virgen, desde el 12 de octubre de 1594, en la Parroquia El Cisne, Cantón Loja, ha hecho que gran parte de su población, que bordea los 1.632 habitantes, viva del turismo. En estas fechas los hoteles, restaurantes y locales de artículos religiosos lucen llenos, para atender a los turistas en la Parroquia hay tres asociaciones. Una dedicada a la venta de velas, otra al expendio de artículos religiosos y otra de las personas que comercializan las horchatas. Los negocios se incrementan con el expendio de manillas, imágenes, cuadros, crucifijos y demás productos, especialmente relacionados con la Virgen. Otras personas se dedican a la venta de horchatas y morochos con empanadas. En la Parroquia funcionan ocho hostales, para recibir a los turistas. Según las comodidades, El transporte es otro de los sectores beneficiados por el turismo religioso.. Una de las Cooperativas que presta este servicio es “Santuario del Cisne”, ubicada en la plaza central de Catamayo.

Estas unidades de transporte no tienen horario de salida, simplemente esperan que se llene el carro. En los días ordinarios realizan más de cinco viajes, pero la cantidad varía considerablemente en mayo y agosto cuando es tiempo de fiestas. Actualmente existen todas las condiciones para que los turistas lleguen a El Cisne y celebren juntos estas devociones.