subir-6-300x269-5165516

 

En la Bula de convocación del Jubileo extraordinario de la Misericordia titulada “Misericordiae Vultus”, el Papa Francisco presenta a María como figura privilegiada de la Misericordia de Dios. Nos dice el Papa que “María atestigua que la Misericordia del Hijo de Dios no conoce límites y alcanza a todos sin excluir a ninguno”.

Además, Francisco nos pide que “dirijamos a ella la antigua y siempre nueva oración del Salve Regina, para que nunca se canse de volver a nosotros sus ojos misericordiosos y nos haga dignos de contemplar el rostro de la misericordia, su Hijo Jesús”.

Por este motivo, la Diócesis de Loja ha impreso 100.000 estampas con la oración de la “Salve” para ser distribuidas en la Iglesia Catedral y en el Santuario de Nuestra Señora de El Cisne, los dos templos donde se abrió la Puerta de la Misericordia y los fieles pueden ganar la Indulgencia Plenaria de este Año Extraordinario.