Jornada de Formación sacerdotal en su última etapa - Santuario de Nuestra Señora del Cisne

La Iglesia en sus diversas exhortaciones pide a sus sacerdotes continuar y prolongar la formación luego de la ordenación presbiteral, constituyendo la “formación permanente de los sacerdotes”, para ayudar a percibir cada vez más la importancia del papel y de la misión del sacerdote en la Iglesia y en la sociedad contemporánea, así como también la necesidad de potenciar la formación permanente de los sacerdotes ligándola a la de los seminarios.

Es así que los sacerdotes de la Diócesis de Loja, se acogieron a las jornadas de formación permanente teniendo en cuenta las dimensiones: humana, espiritual, pastoral e intelectual que entre otras son continuación de las dimensiones de la formación en el seminario.

Las jornadas son un tentativo de alcanzar los objetivos propuestos a los cuales se une la oportunidad de crear o afirmar vínculos de unidad y de amistad, estas se desarrollaron en cuatro etapas realizadas de la siguiente manera, de  acuerdo a los años de ordenación sacerdotal. Primer grupo en marzo de 1 a 5 años; segundo grupo en abril de 6 a 15 años; tercer grupo en mayo de 16 hasta 64 años y el cuarto grupo en este mes de junio.

“Un éxito total en vista de que los sacerdotes tienen un buen nivel de conocimientos, algunos de ellos son profesionales en distintas ramas además de contar con libros de su propia autoría, ese es un aporte a la colectividad ya que los feligreses son los beneficiarios de estos conocimientos” señaló el P. Juan Hidalgo de la parroquia La Inmaculada Concepción de El  Pedestal.