20140815_101303-300x168-9059262

“¡Qué bella eres, Reina del Cisne,

Qué bella eres,

Tus ojos son como dos palomas, en raudo vuelo…”

Es la letra de la canción que con gran amor hacia la Reina del Cisne, entonamos en esta Fiesta y siempre que venimos a su Santuario.

vHoy estamos de FIESTA…

Celebramos la ASUNCIÓN DE LA VIRGEN AL CIELO

Y es FIESTA aquí en el Santuario de la Reina de El Cisne

El Documento de la Iglesia Latinoamericana, llamado “Aparecida”, en el número 259 nos dice:

“La decisión de partir hacia el Santuario ya es una confesión de fe, el caminar es un verdadero canto de esperanza y la llegada es un encuentro de amor”

Sobre estas palabras quiero hacer mi reflexión el día de hoy:

 TRES PALABRAS: PARTIR – CAMINAR – ENCONTRARSE

PARTIR

 Todos ustedes han “partido” desde un lugar determinado

¿Por qué han partido? ¿Por qué han salido de casa o ciudad?

Como dice el documento de Aparecida: han tomado una DECISIÓN

Y partieron hacia el SANTUARIO, hasta ESTE SANTUARIO

Esta decisión es ya una CONFESIÓN DE FE

Han venido hasta acá porque CREEN EN DIOS, PORQUE CONFÍAN EN LA VIRGEN…nadie ha venido por novelería o por costumbre, han venido por fe.

Quizás muchos de ustedes vienen cada año, vienen cumpliendo una promesa, han puesto con fe sus vidas en las manos de Dios, en las manos de María.

Vivan siempre en esta actitud de profunda FE…

Y nuestra fe es en DIOS QUE ES PADRE

El Papa Francisco nos dice: “Con fe alcemos  la mirada hacia el cielo, con fe dirijamos la mirada a nuestro corazón porque sabemos que tenemos un Padre bueno que es Dios”

El mismo Papa nos dice: “Dios nos ama, no tengamos miedo de amarlo. La fe se profesa con la boca y el corazón, con la palabra y el amor”

María vivió esta fe en Dios…CONFÍO PLENAMENTE EN ÉL…”HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR”

Salgamos hoy a profesar esta fe con nuestras vidas, con nuestras palabras, viviendo el amor en cada paso que demos.

CAMINAR:

Han caminado, unos más otros menos…pero han caminado

Este caminar es ya un CANTO DE ESPERANZA

Es un camino que hemos recorrido…como el camino de nuestra vida.

SOMOS CAMINANTES…Vamos caminando hacia el encuentro del Señor.

Caminar implica partir de un lugar para llegar a otro lugar.

La Virgen nos mueve, nos lleva, nos invita a caminar para llegar hacia Ella

Emprender este camino implica VOLUNTAD, ESFUERZO, pero al mismo tiempo alegría…ese “canto de esperanza” porque vamos a llegar al lugar de encuentro con la Virgen y con el Señor.

Como nuestra vida, este camino no lo hacemos solos. Vamos junto con otros, al lado de los otros, que son miles de miles.

Compartimos con los otros nuestras vidas, nuestra fe, nuestras ilusiones, nuestro cansancio…

El Papa nos dice: “Caminemos juntos todos. Cuidémonos los unos a los otros. Cuídense entre ustedes, no se hagan daño. Cuiden la vida, cuiden la familia, cuiden a los niños, cuiden a los viejos…que no haya odio, que no haya pelea, dejen de todo la envidia…vivan en el amor”

ES LO QUE HOY NOS PIDE LA VIRGEN…una VIDA EN EL AMOR JUNTO A LOS OTROS Y PARA LOS OTROS.

ENCUENTRO:

Nuestro viaje tiene un destino de especial valor

Nos ha traído a un lugar que nos lleva a un ENCUENTRO DE AMOR

Hemos llegado a este Santuario para ENCONTRARNOS

Es un encuentro de amor con la Virgen

Es un encuentro de amor con el Señor

Es un encuentro de amor con los demás.

Nuestra vida debe ser eso…un ENCUENTRO DE AMOR CON DIOS Y CON LOS DEMÁS.

v¿Qué nos pide la Virgen hoy? ¿Qué quiere de nosotros?

Nos pide que SALGAMOS A VIVIR EL AMOR…QUE SEAMOS PORTADORES DE AMOR.

Llegar a su Santuario y partir de él. Llegar para partir…

Pero, llegamos cansados y debemos salir alegres, llenos de esperanza y de amor…porque Ella nos ha llevado a encontrarnos con Jesús.

Termino recordando las palabras del Papa Francisco que les pido que ustedes las lleven a sus vidas:

“Hemos venido a llamar a la puerta de la casa de María. Ella nos ha abierto, nos ha hecho entrar y nos muestra a su Hijo. Ahora Ella nos pide: “Hagan todo lo que Él les diga” (juan 2, 5). Sí, Madre, nos comprometemos a hacer lo que Jesús nos diga. Y lo haremos con esperanza, confiados en las sorpresas de Dios. Lo haremos con fe y llenos de alegría”